RECHAZAR

Aprender a decir NO. Como consumidores tenemos el poder de decir si o no a como se presentan los productos que nos ofrecen. Al rechazar cualquier producto que venga con empaques plásticos innecesarios estamos creando la necesidad de buscar alternativas a esos empaques. En la tienda o supermercado “no gracias, no quiero la bolsa”, “por favor, no quiero el recibo en papel”. En restaurantes “por favor sin sorbete”. El plástico es tu enemigo. Evita cualquier cosa que sea de uso único, cubiertos, vasos, paquetes, vajilla, botellas, tapas, bolsas y sorbetes. 

REDUCIR

Entender que es suficiente. Comenzar a planificar nos puede ayudar mucho con este paso. Primero tenemos que contemplar y admitir que tipo de cosas tenemos o compramos en exceso y comenzar a reducir la cantidad que utilizamos. También es sumamente importante el tener claro cuales son las cosas que a veces compramos por impulso pero que no necesariamente usamos. Una de las maneras más fáciles de reducir el gasto y consumo es darle mayor utilidad a los materiales o objetos que usamos. Por ejemplo, no necesitamos setenta espátulas distintas, o cinco tipos de productos para limpiarnos la cara, cuatrocientos recipientes para guardar la comida. El exceso de espacio nos hace creer que necesitamos llenarlo de cosas, por eso reducir espacios nos puede ayudar a simplificar y reducir el consumo innecesario.

REUSAR

Explorar el potencial del material. Esta es una de las partes más entretenidas del Zero Waste. Es donde podemos jugar un poco más con la creatividad y nosotros mismos crear soluciones a algunos de los problemas que se nos presentan con los dos pasos anteriores. En este caso el up cycle, nos permite buscar distintas formas en las que podemos utilizar algo que ya tenemos para evitar que este se desperdicie y generar menos basura al mismo tiempo. Botellas o frascos de vidrio: recipiente de cualquier cosa, termo, florero, vasos, velas, lámparas etc. Ropa vieja (tela): bolsas, estuches, carteras, trapos etc.

DESCOMPONER

Volver a la tierra. No se necesita ser un experto en manejo de tierras para hacerlo. Es muy fácil, y sinceramente es mucho más limpio de lo que uno cree. El tener una compostera en la casa nos ayuda a reducir un montón de desperdicio y nos puede ayudar a eliminar la necesidad de un basurero. Restos de comida, pedacitos dañados de frutas o verduras, las cascaras de los huevos, el mismo cartón de los huevos, el bambú, algodón natural, cascaras, cartón y mil y un cosas mas se pueden convertir en abono. De esta forma no solo eliminamos una gran parte del desperdicio, sino también la necesidad de usar abonos tóxicos.

RECICLAR

Transformación energética. Si bien el reciclar es una gran solución al problema del exceso de residuos, en esta escala es la que menor impacto genera. El problema esta en cuanto de lo que inicialmente tenemos la intención de reciclar, realmente se recicla. Es una forma menos avanzada de UpCycle ya que requiere de mas energía para transformar un objeto a otro. Aun así, es muy importante que aprendamos a reciclar materiales que son fáciles de procesar para convertirlos en cosas que necesitamos, reduciendo la cantidad de desperdicio.