Creando Impacto

Este fin de semana pase rodeada de gente increíble que ha decidido dedicarle su vida a proyectos e iniciativas dirigidas al planeta. Desde que comencé con UpcycleMind, es la primera vez que me encuentro con una comunidad de la que me siento parte al 100%. Fue increíble escuchar las historias de otra gente, y ver como le dedican su vida a hacer un mundo mejor. Inmediatamente me lleno la emoción y esperanza de físicamente poder ver cuanta gente estaba en las mismas que yo, me sentí tan acompañada, que sentí como un mensaje divino de “sigue ahí”. Creo que todos salimos locamente inspirados de estos eventos, y con la cabeza llena de ideas para hacer crecer nuestra lucha.

 

El hilo que nos unía a todos, más que nada, fue la palabra impacto. Les juro que puede ser que en estos 3 días he escuchado esa palabra más que en el resto de mi vida, y me pasó lo que siempre nos pasa cuando repetimos mucho una palabra… paro de tener sentido. Tratando de olvidarme de la palabra me puse a pensar que quiere decir ésta palabra. En verdad, ¿qué significa tener/hacer/crear impacto?

No creo que tengo una respuesta concreta, ni una idea que sea correcta, pero si muchos pensamientos que necesito organizar después de tanto evento.

 

Hasta ahora lo que entiendo que se necesita para hacer algo que tenga impacto es tener algo que te diferencie del resto. Una cualidad que haga que pienses mas allá de lo que normalmente haces. Por ejemplo, para mi algo que creó impacto, fue el video que comenzó UpcycleMind. Un video que de casualidad alguien compartió en Facebook, sobre una chica que no hacia basura, y vivía una vida completamente eco-friendly. En ese segundo se me abrieron los ojos a una realidad completamente diferente, una realidad en donde al fin la manera de ser activista ambiental me hacia sentido, y donde mis valores se convertían en un estilo de vida. Ahí entendí que mi propósito iba a ser replicar ese sentimiento en alguien más. Para cada uno de nosotros hay estos momentos en donde nuestra cabeza de repente hace “click” y todo cambia. Ese algo que dispara la inspiración en la cabeza es impacto.  (después de leer/escribir la palabra tantas veces me esta volviendo a pasar lo mismo, pero así vienen las ideas).

 

Ahora que tengo esta idea semi-armada del concepto, quiero hablar un poco sobre como aplicar esto en proyectos de movimiento social/ambiental. Pero antes de, tengo que hacer un par de observaciones de la comunidad que estoy conociendo. Si bien me ha encantado conocer todas las iniciativas y gente increíblemente talentosa e inspiradora, creo que aún nos falta algo (me tengo que incluir en estas criticas, porque reconozco que hago lo mismo), y creo que éste algo es ACCIÓN. Es muy fácil congregarnos a hablar sobre la problemática de nuestra área, conversar sobre ideas y posibilidades, sobre “este hace eso, y nosotros esto”.  Utilizamos mucho las palabras podría, debería, sería. Aún tratamos a estos proyectos como una posibilidad y no como una realidad. Como comunidad, tenemos que esforzarnos un poco más en transformar la ideología de “sería” a un “es”. Nosotros tenemos la responsabilidad completa de cambiar la mentalidad de la gente, y hacer que el activismo y consciencia ambiental sean una realidad del día a día.

 

Estoy consciente de que este cambio se hace poco a poco, pero no podemos dejarnos ganar por que el resto del mundo piense que somos unos hippies sin norte. Tenemos que ser capaces de transmitir la importancia de este mensaje de una manera que sea relacionable para todos, desde un empresario, hasta un vendedor ambulante. Hay que comenzar a guiar a nuestras comunidades hacia una vida de simplicidad y conexión.

 

Pero bueno… a lo que quería llegar es al ¿CÓMO?. A mi criterio (y puedo estar equivocada), para poder crear impacto, tienes que probar que tu proyecto/iniciativa/hipótesis/experimento funcione, y la mejor manera de hacerlo, es probarlo tu mismo. Muchas veces la gente me dice, “tu recomiendas usar X producto, pero no lo usas ¿no cierto?”. Mmm… no. No creo que la mejor manera de convencer a la gente que cambie algo es mentirles. Creo que lo mejor es hacer las pruebas sola, y de eso, lo que funcione, es lo que voy a recomendar. Ésta es la mejor manera de ser relacionable. Cuéntale a la gente lo mal o bien que te fue con algo, para que ellos entiendan que los cambios no pasan de un día a otro, y que poco a poco vas descubriendo que es lo que funciona. Si tengo que relacionar esto a algo mas grande que cambiar un habito, digamos a un proyecto que impacte a una comunidad, tienes que encontrar la manera de hacer que los integrantes de esa comunidad, o de las que necesitas que te apoyen puedan verse reflejados ahí. Por eso creo que fue tan increíble estar entre este grupo de gente, que a la vista todos eramos completamente normales, pero todos unidos por las ganas de hacer este tipo de proyectos que nos conecten como comunidad.

 

Tengo que hacer un “shoutout” a los Premios Latinoamerica Verdes y al FIIS, porque son los que crearon este espacio para poder juntarnos a analizar como vamos a movilizar al mundo. Salí de la premiación con 200 focos prendidos de ideas y colaboraciones que se podrían hacer para implementar que me daba vueltas la cabeza. Solo con decirles que hasta soñé con los proyectos que tenia pensados. Y al dia siguiente en el FIIS me paso algo increíble, pude ver que de verdad todos tenemos una conexiónespecial (mas allá de el querer hacer proyectos medioambientales). No importaba de que tema eran las charlas, todos incluimos el concepto de la posibilidad de mejora en cada área. Vemos que esta posibilidad de crecimiento poco a poco se convierte en una realidad, y lo necesario que es crear mas espacios donde podamos juntarnos a sacar aun mas proyectos para cambiar. Si bien aun queda mucho trabajo por hacer, tenemos una responsabilidad como comunidad, de hacer que el impacto que generemos sea un tema permanente para nuestro mundo.